Garciani | El reencuentro navideño, el momento del vermú
16526
post-template-default,single,single-post,postid-16526,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

El reencuentro navideño, el momento del vermú

El reencuentro navideño, el momento del vermú

Queda exactamente un mes para que Vermú Garciani celebre su primera Navidad y en todo este tiempo no hemos podido parar de pensar en elaborar un vermú de la máxima calidad, con carácter segoviano y con ingredidentes que lo hacen único en el mercado nacional. Y si esa ha sido -y es- nuestra máxima, no es por otra pretensión, créannos, que la de volver a poner en valor el momento de tomar este aperitivo rodeado de familia y amigos. Qué mejor época que la navideña para ensalzar esos encuentros en los que a uno se le detiene el tiempo mientras se siente arropado por los suyos.

Los que viajan desde otras ciudades, los que llegan con los niños a casa de la hermana o los que se hacinan en casa de un amigo para pasar juntos estas fiestas, tienen algo en común: las ganas de disfrutar en compañía. Es por eso que más allá de los banquetes, el carácter Garciani reside en disfrutar de los momentos previos. Los corrillos en la cocina mientras la abuela ultima el caldo reparador, sobrinos y primos que preparan la mesa o, por qué no, esos que cuñados comienzan a discutir.

Es el momento del aperitivo, es el momento de disfrutar de Vermú Garciani, mientras nos damos sin darnos cuenta el primer regalo de la Navidad: nuestro tiempo. Ese que dedicamos a los reencuentros y que nos sirve para resumir cómo nos va la vida. “¿Tienes novio ya?”, “Qué tal el trabajo?” “¿Hace frío por allí?”, y un sin fin de preguntas que esperan su contestación tras la amplia sonrisa de una de esas personas “de toda la vida”. Un sorbo a tu vermú y, de repente, te das cuenta de que ese es tu hogar: el lugar que tú has elegido para pasar esta Navidad. Qué bien te sabe.

Es hora de ensalzar el reencuentro, de brindar antes de sentarnos a la mesa, de disfrutar de las previas como si de la comida más copiosa se tratara. Pero sobretodo, es hora de regalar nuestro tiempo a quienes lo reclaman. Esa es la esencia de Garciani, esa es la razón de ser de la hora del vermú.

Navidad, ¡te estamos esperando!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies