Garciani | Cinco rincones naturales escondidos en Segovia
¿Un alto en el camino para tomar un aperitivo? Los rincones naturaleza más sorprendentes y desconocidos de nuestra Segovia.
16068
post-template-default,single,single-post,postid-16068,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Cinco rincones naturales escondidos en Segovia

Cinco rincones naturales escondidos en Segovia

Si algo esconde la ciudad que ha visto nacer nuestro vermú Garcini es sin duda un nutrido número de rincones para disfrutar de un agradable paseo, con parada y aperitivo incluido. Nos podemos la mochila para recorrernos Segovia más allá de sus espectaculares acueducto, Catedral o Alcázar, para enseñaros 5 tesoros naturales que tenemos muy cerca del caso histórico y que, posiblemente sean bastantes desconocidos.

Repletos de matices, colores y aromas, los mismos que consigue Garciani gracias a sus más de 20 hierbas aromáticas, estos rincones evocan tranquilidad y una lejanía del mundanal ruido en la que se puede respirar pureza, tranquilidad y reflexión. Si esta Semana Santa quieres un paseo distinto por Segovia en dónde parar a tomar tu aperitivo, toma nota:

1. Senda de los Molinos.

Escondida por las riberas segovianas, esta ruta une paisaje, naturaleza, geología e historia industrial de la ciudad. Adentrándonos por el barrio de San Lorenzo, solo tenemos que seguir el sendero señalizado para sorprendernos con el recorrido de su río entre vegetación y rocas que nos transportan lejos, muy lejos de la ciudad. Merece la pena sentarse frente al río un rato para reponer fuerzas y simplemente, no pensar. 

Imagen: Segovia, un buen plan

2. Ruta por la Hontanilla

Bajo la imponente muralla de Segovia, cuevas naturales, un gran patrimonio geológico y restos de antiguos puentes nos acompañan en nuestro paseo. Esta ruta por el valle del Clamores nos transporta por momentos a espacios pobladísimos de árboles y arbustos dignos de bosques de cuento. La naturaleza te envuelve de lleno, respiras hondo el aroma de sus plantas. Es hora de parar a tomar un refrigerio.

Imagen: Google Maps

3. Nuestro escondite del centro, junto a la iglesia de San Nicolás. 

A riesgo de que se haga más y más conocido, tenemos que compartir uno de los rinconcitos más especiales de la ciudad. Se ubica tras la iglesia desacralizada de San Nicolás, sede del Taller Municipal de Teatro. Allí, unas escaleras que hay junto al templo, al comienzo de Cuesta de San Bartolomé, nos dirigen a la confluencia de dos calles en la que conviven armónicamente arquitectura tradicional y la sombra de la vegetación colindante. Más patrimonio, es posible.

Imagen: Google Maps

4. Jardín Zuloaga. 

Un espacio público ajardinado con unas vistas privilegiadas. Junto a la iglesia de San Juan de los Caballeros y la muralla, este espacio se utiliza frecuentemente para la celebración de actividades culturales. Pero también permite una alto en el camino para el relax y admirar la panorámica del barrio de San Lorenzo. A lo lejos, los colores de los campos de Castilla predominan un paisaje digno de admirar.

Imagen: Google Maps

5. Romeral de San Marcos

El espectacular Romeral de San Marcos es un jardín diseñado por el paisajista uruguayo Leandro Silva, ubicado a los pies del Alcázar de Segovia. Su visita, como señala la propiedad de este precioso espacio “supone una confluencia de sentimientos que evocan la naturaleza, la cultura, la historia..”. Aunque es un espacio privado, no podía faltar una visita obligada en este ranking de tesoros escondidos en nuestra ciudad.

Imagen: Facebook El Romeral de San Marcos


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies